Jeanne Crain (25/05/1925 – 14/12/2003)

Imprescindible estrella de segunda

Uno de los elementos que mejor definió al Hollywood clásico fue el star system o sistema de estrellas. Los grandes estudios sabían del poder de fascinación que los seres míticos que inventaban para la pantalla ejercían sobre los que permanecían enfrente de ella. Pero, al mismo tiempo, la lógica del sistema también fijaba categorías entre los dioses de ese fastuoso y artificial olimpo. Jeanne Crain, la protagonista de Pinky (Elia Kazan, 1949), ingresó para siempre en las filas de los astros que brillan con una luz desvaída pero imprescindible en el sostenimiento de una industria a menudo cruel.
Por eso conviene revisar casos como el suyo. Intervino en más de sesenta películas y trabajó en varios programas de televisión. Su prolífica carrera, sin embargo, queda hoy eclipsada por el paso del tiempo y el cegador lustre de las estrellas de primera división. Crain pudo, además, ser una de ellas. No logró el papel protagonista de títulos como El cuarto mandamiento (Orson Welles, 1942) o Eva al desnudo (J.L. Mankiewicz, 1950), que sin duda le hubieran dado un mayor baño de gloria. Y, encima, fue contratada por la Fox, uno de los estudios que menos carisma reunía en su nómina de actrices.
Pero los mortecinos ecos de su fama menor no impiden la contemplación de una filmografía sin duda notable. Pinky, por supuesto, le dio su gran reconocimiento artístico además de una candidatura al ansiado Oscar. El alegato antirracista dirigido por Kazan no fue, sin embargo, un islote en medio de la nada. Participó en Que el cielo la juzgue, obra maestra del melodrama dirigida por John M. Stahl en 1945 y fue, sobre todo, una excelente actriz de comedias.
El maestro Mankiewicz tuvo mucho que ver en la reputación interpretativa de la Crain más cómica. El Oscar al mejor guionista y realizador que ganó aquél por Carta a tres esposas (1949) fue también consecuencia del excelente trabajo de Jeanne Crain junto a Kirk Douglas en una historia sobre infidelidades conyugales. Bajo la batuta de Mankiewicz hizo igualmente People will talk (1951), una comedia de altura en la que dio la réplica a un magnífico Cary Grant.
En todas sus películas quedaba de manifiesto, además, la singular belleza de Crain. Su indiscutible atractivo físico fue de hecho premiado en algunos concursos previos al desembarco en el mundo del cine. Y cuando éste se produjo fue, precisamente, vistiendo un sugerente traje de baño en el musical de Busby Berkeley Toda la banda está aquí (1943). Sólo un año después llegó su auténtico debut con Home in India bajo la dirección de otro cineasta de altura como Henry Hathaway.
La versatilidad fue otra de sus virtudes en el competitivo mundo de Hollywood. Es más, el talento que llevaba dentro se esparció con gozosa fertilidad en dos western sensacionales. La pradera sin ley (King Vidor, 1955) supuso, por un lado, el reencuentro con Kirk Douglas en una película audaz, preñada de vigor y de sentido crítico. Por otro, Llega un pistolero (Russell Rouse, 1956) le dio a Crain la oportunidad de medir sus cualidades interpretativas con las de Glenn Ford y Broderick Crawford, dos actores más que consagrados ante los que no se arrugó.
Tampoco lo hizo cuando los sesenta se convirtieron en un cáncer para un Hollywood clásico que murió fulminado. Sus pasos la condujeron a Italia, donde protagonizó una terna de olvidables subproductos como Nefertiti, regina del Nilo o Pontius Pilate . Prácticamente retirada de la gran pantalla se dedicó a la televisión e hizo su última gran aparición junto a Charlton Heston en ¡Alarma! Vuelo 502 secuestrado (John Gillermin, 1972), una cinta de acción en la que sobresalía el oficio de los actores. Oficio que fue la principal arma de Jeanne Crain, una de esas estrellas de segunda sin las que se hubiera gripado la implacable maquinaria hollywoodiense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.