Dios salve a Clint (Premios Oscar 2005)

Elegante y señorial, Clint alcanzó el escenario y le dedicó el Óscar a su longeva madre. Ella, que irradiaba una alegría contagiosa, aplaudía como una niña. Clint la ponía como ejemplo y se comprometía con sus genes para seguir haciendo películas. Qué subidón, amigos lectores. Si él quiere yo quiero. Que el Dios del cine le conserve la salud y la inteligencia por mucho tiempo. Los feligreses del séptimo arte mantendremos nuestra fe intacta, por mucho que el escepticismo se propague en forma de cine tramposo y manipulador.
Million dollar baby
se convirtió en la gran triunfadora de los Óscar de este año, que tampoco es gran cosa dada la mentira que rodea a este tipo de premios. Hasta los académicos del asunto aciertan alguna vez y, francamente, había que ser muy miope y muy tonto como para ignorar la magia, el talento y la inteligencia que derrocha esta monumental película.
Luego está lo de Mar adentro. En fin, a ver si damos carpetazo a la cuestión, que el empacho ya es insoportable. Por partes: el éxito –comercial- del filme no es representativo de la cinematografía nacional, lastrada por un crónico estado de crisis; la película es discreta, tiene errores de guión muy visibles y confirma que Amenábar es un realizador limitado; y, desde luego, por mucho que se empeñen en reiterarlo, no estamos ni ante un genio, ni ante una película de “autor”, ni ante cine “independiente”, ni ante una obra “muy europea”. Conclusión: su Óscar me deja más congelado que la ola de frío que padecemos. Me alegro por quien se alegre pero, por favor, que dejen de vendernos motos de una vez.
Por lo demás, la ceremonia deparó pocas sorpresas. Un suponer: actor de minoría étnica que interpreta a un ciego famoso equivale a premio seguro. Otro: si Banderas canta los tímpanos se estremecen. Desde luego, las cosas que pasan. Impiden la interpretación de Jorge Drexler, sueltan al excesivo Antonio a montar el show y terminan premiando al anónimo cantautor. Que baje un marciano a la Tierra y me lo explique. En fin, por lo menos, siempre nos quedará Clint.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.